Artículos con la etiqueta ‘narrativa’

6 febrero, 2013

El flamenco y la cigüeña

de cian

Tanit Plana, Pròtesi, Espai ZER01, España, 2006

Tanit Plana, Pròtesi, España, 2006

Etiquetas: ,
30 enero, 2013

Todos somos Leopold Bloom

de cian

Luuk Wilmering, The man who never experienced anything, Roma Publications, 2010

Luuk Wilmering, The man who never experienced anything, Holanda, 2010

Etiquetas: ,
19 enero, 2013

Una odisea del espacio

de cian

Ikko Narahara, Where Time Has Vanished [1970-1974], Japón, 1995

Ikko Narahara, Where Time Has Vanished [1970-1974], Japón, 1995

Etiquetas: ,
10 enero, 2013

Hotel California

de cian

Jenny Lynn, PhotoPlay, Estados Unidos, 2004

Jenny Lynn, PhotoPlay, Estados Unidos, 2004

2 noviembre, 2012

Todo está en movimiento

de cian
Gotthard Schuh, Begegnungen, Büchergilde Guttenberg, 1956
Gotthard Schuh, Begegnungen, Suiza, 1956
Etiquetas: ,
22 octubre, 2012

La zona

de cian

Bertrand Fleuret, Landmasses and Railways, J&L Books, Estados Unidos, 2009

Bertrand Fleuret, Landmasses and Railroads, J&L Books, Estados Unidos, 2009

21 julio, 2012

La construcción del tiempo

de cian

Chris Marker, La Jetée, Estados Unidos, 1996

Chris Marker, La jetée, Estados Unidos, 1996

Etiquetas: ,
12 julio, 2012

La vida es sueño

de cian

Suzy Lee, Alice in Wonderland, 2002

Suzy Lee, Alice in Wonderland, Italia, 2002

Etiquetas: , ,
19 marzo, 2012

Patas arriba

de cian

Duane Michals, Upside Down, Inside Out and Backwards, 1993

Duane Michals, Upside Down, Inside Out and Backwards, Estados Unidos, 1993

Etiquetas: , ,
10 febrero, 2012

Entre las juntas hay una ciudad, ¡mira!

de magenta

Rudolf Burkhardt y Edwin Denby; New York, N. Why? Editado por Nazraeli Press y el Metropolitan Museum of Art, Estados Unidos

Había un tipo destinado allí donde nadie quería ir. cada vez más hacia Oriente. cada vez más cerca del horizonte. Miraba esperando. Esperando un ataque que nunca llegaba. Agotando sus ojos hacia la salida del sol y fantaseando hacia su caida con lo que le día podría haber dado de sí. El enemigo tenía nombre: los tártaros. Nombre que realmente ya no designaba nada. Como uno de esos atributos de Calvino. Un mundo con más palabras que objetos a los que aplicarlos.

Etiquetas: ,